La Certificación de productos es la actividad con la que NYCE garantiza que un producto, servicio, procesos o sistema, cumple con las especificaciones mínimas definidas en diferentes normas y reglamentos establecidos a nivel nacional, de otros países, o de reconocimiento internacional (ISO, IEC, entre otras)

Se trata de un proceso en el que NYCE actúa como un organismo de tercera parte que, basado en procesos transparentes y confiables y éticos, evalúa y revisa los resultados de una serie de pruebas, ensayos o análisis para determinar el grado de cumplimiento de cada una de las características requeridas por la regulación en cuestión.

Si el resultado es positivo, se otorga un certificado de conformidad válido ante las autoridades competentes y que adicionalmente brinda seguridad y confianza al usuario final.

La certificación de un producto permite obtener los siguientes beneficios:

  • Identificar y distinguir un producto de otro similar
  • Dar confiabilidad al producto
  • Crear valor agregado para la venta del producto
  • Generar confianza en el consumidor
  • Demostrar transparencia ante las autoridades
  • Generar mayor satisfacción de los clientes
  • Aumento de la productividad
  • Reducción de gastos
  • Mayor competitividad
  • Reducción de los reclamos
  • Permite generar un mecanismo de reconocimiento internacional
  • Permite acceder a nuevos mercados